Testimonio - Denise

22/07/2009

Las noches servían para descansar y los días para reconocer. Plena de vida, iniciando un Testimonio - Denisecamino hacia los años más deseados: la adolescencia. Todo parecía nuevo, me encontraba saliendo al mundo, descubriendo una nueva etapa cuyo objetivo era divertirse conociéndose a uno mismo.
Empezar el secundario fue una aventura, aunque costosa. Crecer nunca fue fácil, de todos formas, el joven espíritu que vive en cada ser de 14, 15 años, es visto como aquel que se lleva el mundo por delante y no le teme a nada, pues nada puede sucederle. Sin embargo esa no fue mi historia.

Luego de una seguidilla de diversos estudios y una operación incluida, un primero de julio, fría mañana de invierno, llego a mí la noticia más desconcertante que viví nunca. Tenía cáncer.
"Nunca me hubiese imaginado que podía llegar a tener cáncer"Si bien yo sabia que estaba dentro de las posibilidades, nunca me hubiese imaginado que una chica sana de 14 años podía llegar a tenerlo. Cáncer era una enfermedad de adultos.

Automáticamente sentí que estaba dentro de mi peor pesadilla. Realmente sentía que no tenia ningún sentido estar viviendo eso, así que indudablemente solo debía despertarme para que acabase aquel mal sueño.
Pero lamentablemente no lo era, mi cuerpo estaba enfermo.
¿Por qué yo? ¿Por qué hoy? ¿Por qué esto?

Inmediatamente comencé a curarme mediante la quimioterapia. Comencé a curarme porque durante la mayor parte del tratamiento, ir a hacerse quimioterapia no era “ir a la quimio” sino ir a curarme.
A pesar del ánimo positivo hubieron largos días de lágrimas e interminables noches de desentendimiento.
La constante caída del pelo y la sensación que dejaban los químicos dentro de mí opacaban mis ganas e intenciones de salir al mundo y constituirme con una chica de 14 años normal. Pero por alguna razón, hoy 5 años después, tengo la impresión de que fueron más los días en los que luche que en los que llore.
Siento que mi mayor preocupación era hacerles saber a mis amigos, a mis familiares que todo estaría bien, que pronto todo esto seria una anécdota. Quizá fue desde allí que saque las fuerzas, de ahí, de mis amigos, de mis familiares de mi colegio cuyo rector fue muy determinante conmigo y me prohibió preocuparme por la escuela y ocuparme en disfrutar de todo lo que me haría bien. Es así como nunca interrumpí mi ciclo escolar y me sirvió para distraerme y olvidarme un poco de todo.

Luego de 8 largos  bloques de quimio, trasfusiones de sangre, y una operación más de por medio el tratamiento y el maligno cáncer llegaron a su fin. No entraba en mi la felicidad que sentía, lo había vencido, le había ganado. La vida era mía nuevamente.

"En mi diccionario, Cáncer ya no significaba muerte"

Solo restaban estudios de control y que el pelo creciera para poder por fin retomar mi nueva vida.
En mi diccionario cáncer ya no significaba muerte. Y mi cuaderno, en el que con palabras guarde cada instante de este arduo periodo, el final era feliz.

El tiempo siguió transcurriendo, los años pasando y mi vida continuando. Hoy en día todo es un recuerdo, un viejo cuento que tengo la suerte de contar, aunque con pena. Todavía quedan en mí, marcas de aquella época. Es difícil crecer y empezar a entender cosas que en su momento uno no podía detenerse a pensarlas por la necesidad de seguir adelante. Pero aún así  egrese del secundario, entre en la facultad, seguí estudiando teatro como siempre lo hice, seguí bailando y seguí con las cosas que mas feliz me hacían y me hacen hoy en día.
Cuando miro hacia atrás en mi mente se dibuja una imagen de mi ser sostenido por mi doctora, mis padres, mi hermano, mis amigos y mis profesores llenándome de fuerzas. Creo que sin ellos nada hubiera sido posible.

Cuando pienso en el ayer siento que tuve que atravesar quizá, uno de los momentos más difíciles de la vida de un persona y con tan solo 14 años. Y eso me angustia. Pero cuando miro el presente e idealizo el futuro siento que tengo el privilegio de vivir y que deseo disfrutar cada minuto de esta hermosa vida.

Porque hasta en lo más oscuro se puede inventar una luz. Y porque del más triste llanto se puede crear una sonrisa.


Denise

Efecto Mariposa

El simple aleteo de una mariposa, puede producir fuertes vientos, al otro lado del planeta

pornoyoujizz

Dirección

Dirección de Fundación Natalí Dafne Flexer - Buenos Aires Argentina

Mansilla 3125 (esquina Gallo),
Capital Federal, Buenos Aires.
Horario: Lun. a Vier. de 9 a 17 hs. Teléfono (54) 11-4825-5333 / (54) 11 6120 3523